07/04/2021

¿Qué tipos de Cloud existen?

Migrar a la nube ha pasado de ser “una moda” a convertirse en un must para todas las organizaciones que componen el tejido empresarial de España y del mundo.

La disponibilidad, el ahorro de costes, la escalabilidad, la flexibilidad, la eficiencia y la productividad han provocado que esta tecnología juegue un papel fundamental en los planes estratégicos y de digitalización de las empresas.

Ahora bien, para llevar a cabo la transición hacia una infraestructura cloud es necesario conocer los diferentes tipos que existen, cuáles son sus ventajas y cómo aprovecharlas en el día a día de tu actividad empresarial.

Para ello, en este artículo nos centraremos en descubrir las diferencias entre Cloud Pública, Privada e Híbrida.

Pero, antes de nada, repasaremos brevemente algunas cifras acerca de los entornos cloud:

– El mercado cloud registró un crecimiento del 35% interanual en el cuarto trimestre de 2020.

– En el último trimestre del año pasado se alcanzó la cifra de ingresos de más de 37.000 millones de dólares.

– Según IDC Research España en el informe Soluciones Multicloud para la Transformación Digital, en 2022 el 40% del gasto principal de TI estará relacionado con la nube. Cifra que ascenderá al 80% para 2028.

Queda claro que el cloud computing ha llegado para quedarse y que su crecimiento se prevé exponencial en los próximos años. Sin duda, esta tecnología ha sido clave para que muchas empresas pudieran superar la crisis del Covid, acelerando la migración de sus datos y aplicaciones a la nube.

El puesto de trabajo se ha digitalizado, las empresas han adoptado el teletrabajo, han adaptado las comunicaciones con sus equipos y se ha puesto de manifiesto la importancia de contar con soluciones de comunicación en la nube.

 

Cloud pública

Definición

Es una infraestructura (software, hardware y demás elementos disponibles) propiedad del proveedor de nube, que la administra y ofrece a través de Internet. En una nube pública, los clientes comparten el mismo hardware, almacenamiento y dispositivos de red con otras organizaciones o “inquilinos” de la nube.

Ventajas

– Coste: no es necesario adquirir hardware o software, y solo se paga por el servicio que se usa.

– Sin mantenimiento: el proveedor de servicios se encarga de ello.

– Escalabilidad ilimitada: existen recursos a petición para satisfacer las necesidades empresariales que se demanden.

– Confiabilidad o disponibilidad: amplia red de servidores que garantiza que no se produzcan problemas.

 

Cloud privada

Definición

Es una infraestructura compuesta por recursos informáticos que utiliza exclusivamente una sola empresa. La nube privada puede ubicarse físicamente en el centro de datos local de su organización u hospedarla un proveedor de servicios externo. En cualquier caso, en una nube privada, el hardware y software se dedican únicamente a su organización.

Ventajas

– Flexibilidad: capacidad de personalización de la nube para satisfacer las necesidades empresariales específicas.

– Mayor seguridad: los recursos no se comparten con otros, por lo tanto, es posible contar con mayores niveles de control y seguridad.

 

Cloud híbrida

Definición

Combinan infraestructura local (o nubes privadas) con nubes públicas, de modo que las organizaciones puedan beneficiarse de las ventajas de ambas. La organización es propietaria de unas partes y comparte otras, aunque de una manera controlada. Este modelo favorece la flexibilidad y aumenta las opciones de implementación.

Por ejemplo, se puede usar la nube pública para satisfacer necesidades de gran volumen con menor seguridad, como un correo electrónico web, y la nube privada para operaciones confidenciales esenciales para la empresa, como los informes financieros.

Ventajas

– Control: se puede mantener una infraestructura privada para los recursos confidenciales.

– Flexibilidad: se puede aprovechar los recursos adicionales de la nube pública cuando sea necesario.

– Rentabilidad: una nube híbrida tiene la ventaja de poder realizar una inversión inicial más moderada en infraestructura local ya que se combina con IaaS bajo demanda.

– Facilidad: se reduce la complejidad de la transición a la nube, ya que la migración es gradual, se trasladan las cargas de trabajo por etapas.

¿Cuál elegir?

Normalmente, nos referimos al cloud computing de una forma genérica. Sin embargo, hemos visto que existen diferentes opciones. En cuanto al Cloud Público, el proveedor proporciona sus recursos de forma abierta; el Cloud Privado es de acceso único y exclusivo a la empresa que lo contrata; y el modelo híbrido es una mezcla de ambas.

En la actualidad, el modelo híbrido ha adelantado a los otros tipos de cloud. Es más flexible, ya que permite ir contratando y ampliando el servicio según van cambiando las necesidades de la empresa y genera mayor confianza en las empresas que lo adoptan, ya que no obliga a trasladar toda su infraestructura a la nube en el mismo momento.

No podemos decir que una solución sea mejor que otra, pues va a depender de las necesidades específicas de cada empresa. Lo que está claro es que debemos conocer las diferentes opciones para poder elegir de la manera más acertada posible.

Si quieres conocer la oferta de Cloud de Sewan, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.