02/02/2021

Tendencias en tecnología y transformación digital para el 2021

El 2020 será recordado por el coronavirus y por el confinamiento, pero también, por ser el mayor punto de inflexión en cuanto a transformación digital de nuestro país en la última década.

Las circunstancias derivadas de la crisis sanitaria han provocado un cambio en el último año que, seguramente, no estuviera previsto ni para los próximos cinco. Y ha puesto de manifiesto la importancia del sector de las telecomunicaciones, un sector esencial para la supervivencia de las empresas en un contexto en el que el trabajo en remoto, la conectividad y la migración a la nube han adquirido más importancia que nunca.

Aunque mirar al futuro sin incertidumbre no es tarea fácil, está claro que muchos cambios han llegado para quedarse. Las corporaciones se han dado cuenta de lo lejos que estaban de la transformación digital y se han visto obligadas a reformular sus planes estratégicos para adaptarse a las circunstancias.

La Covid-19 ha precipitado el desarrollo tecnológico a nivel global, tanto en las empresas como en el día a día de las personas. Teletrabajo, entornos cloud o las comunicaciones unificadas ya destacaron durante el 2020 y, sin duda, serán protagonistas en este 2021 que acaba de empezar.

Siguiendo los informes de importantes consultoras y las previsiones tecnológicas de grandes empresas, hemos extraído las tendencias en tecnología y transformación digital para el 2021. Aquellas donde las empresas de telecomunicaciones jugaremos un papel muy importante para garantizar el desarrollo y el futuro de las organizaciones.

 

👩‍💻 Teletrabajo 👩‍💻

Si en 2019 tan solo 1 de cada 4 trabajadores afirmaba que en su empresa no se permitía el teletrabajo en ninguna circunstancia, según el estudio de GlobalWebIndex, en 2020, el confinamiento y las restricciones derivadas de la crisis sanitaria han provocado que, en España, el trabajo en remoto aumente hasta 50 puntos porcentuales durante el año pasado.

Y este modelo laboral parece haber calado en la inmensa mayoría de los empleados, ya que 3 de cada 4 profesionales preferirían teletrabajar, tal y como expone el informe GWI 2020.

Este nuevo escenario plantea retos para las empresas, que deberán echar mano de la tecnología para solventarlos. Algunos de ellos son: la productividad, la construcción de relaciones, el onboarding, el desarrollo y el aprendizaje del empleado.

En este sentido, se hace especialmente importante el uso de herramientas colaborativas como Microsoft Teams, cuyo uso ha aumentado en hasta 36 puntos porcentuales durante el último año. Estas plataformas son claves para garantizar el trabajo en equipo, la comunicación entre empleados y el desarrollo eficiente de proyectos sin necesidad de presencia física.

 

🌎 No importa dónde estés 🌎

La Covid-19 ha cambiado el lugar donde empleados, clientes, proveedores y ecosistemas organizativos desarrollan su actividad diaria. La independencia de la ubicación requiere un cambio tecnológico que apoye este nuevo escenario para las empresas.

Como hemos visto, trabajar desde casa se está convirtiendo en lo habitual. Algunos países como Alemania o España han introducido leyes que permitan regular y proteger los derechos de los home workers (teletrabajadores).

“We cannot stop the changes in the world of work, nor do we want to”. No podemos detener el cambio en el mundo del trabajo, ni queremos hacerlo, dijo el Ministro de Trabajo de Alemania. La clave está en cómo, a través de la tecnología y las telecomunicaciones podemos adoptar nuevos modelos empresariales que aseguren un futuro flexible y virtual. Y este desarrollo debe ser liderado por las empresas tecnológicas, ofreciendo soluciones que se adapten a las nuevas necesidades de las empresas.

Prueba de esta descentralización del trabajo son compañías como la energética italiana Enel, que ha trabajado con Spatial Systems durante el último año para reunir a los trabajadores en salas de reuniones virtuales, utilizando una combinación de tecnología de realidad virtual y aumentada.

Esto es importante porque, a medida que los empleados se dispersan y los flujos de trabajo se digitalizan, los lugares de trabajo difuminan los mundos virtual y físico, abriendo la puerta a una nueva fórmula de colaboración y a un futuro de trabajo en remoto.

 

✈️ Libre elección de la oficina y trabajo en vacaciones ✈️

Según el informe de Future 100 de Wunderman Thompson, la normalización del teletrabajo y la descentralización de la actividad laboral han traído consigo dos tendencias que ya son una realidad y que crecerán a lo largo del 2021.

El Workcation o las vacaciones de trabajo son un nuevo tipo de viaje que combina trabajo y diversión. Como los profesionales pueden trabajar desde cualquier lugar, los destinos vacacionales más populares esperan atraer a una nueva clase de clientes a través de una oferta de estancias de larga duración para aquellas personas que busquen, por ejemplo, trabajar en un lugar de sol y playa durante los meses de invierno de su país de origen.

El informe de Wunderman Thompson señala que países como Dubai ya se promocionan como un destino semipermanente para trabajadores extranjeros que busquen sol y playa durante todo el año. De hecho, en octubre de 2020, lanzaron un programa de visados de trabajo a distancia que permite a los visitantes vivir en la ciudad durante un año.

Por otra parte, el On demand offices u oficinas bajo demanda también es un de los cambios que ha venido con la adopción del trabajo en remoto. Hoteles y restaurantes han visto como se reducía considerablemente su clientela tradicional, por lo que han tenido que transformarse para dar cabida a un nuevo tipo de cliente: los trabajadores.

Hay hoteles que están rediseñando sus habitaciones para convertirlas en oficinas y están ofreciendo tarifas diurnas orientadas a los trabajadores a distancia. En España, cadenas como B&B o Meliá Hotels International, entre otros, ya han lanzado este tipo de iniciativas, convirtiendo algunas de sus habitaciones en oficinas y permitiendo a los clientes utilizarlas durante el día sin necesidad de pernoctar.

La pandemia mundial ha cambiado la forma de vivir y trabajar. A medida que las empresas de todo el mundo aceleran su transformación digital, la necesidad de estar físicamente presente para cumplir con las responsabilidades profesionales se ha redefinido.

Las empresas de telecomunicaciones nos enfrentamos un reto muy importante: mantener a los trabajadores disponibles y conectados estén donde estén. Esto es posible gracias a las comunicaciones unificadas, soluciones que permiten a las empresas acercar a sus trabajadores, mantener las interacciones, compartir documentos, realizar reuniones o conferencias e integrar todas las funcionalidades de la telefonía fija tradicional. En definitiva, transportar el lugar de trabajo donde quiera que vayas en un contexto donde la movilidad es más importante que nunca.

 

🔐 Cybersecurity mesh, malla de seguridad centrada en el perímetro personal🔐

La Covid-19 ha acelerado la tendencia de trabajar en lugares diferentes a las oficinas tradicionales. Esto provoca que la mayoría de los activos y dispositivos se encuentran ahora fuera de los parámetros tradicionales de seguridad física y lógica.

La Cybersecurity mesh o malla de ciberseguridad se define por Gartner en su informe Top strategic Technology Trends for 2021 como un enfoque arquitectónico distribuido para un control de ciberseguridad escalable, flexible y confiable.

Dadas las circunstancias antes mencionadas en cuanto a descentralización del lugar de trabajo, muchos empleados utilizan redes domésticas y dispositivos propios para el desempeño de su actividad laboral. Esto supone un riesgo importante para las organizaciones, que están más expuestas a los ciberataques, dado que tienen un menor control sobre los profesionales y sus equipos.

La malla de ciberseguridad permite que cualquier persona o cosa acceda y utilice de forma segura cualquier activo digital, independientemente de dónde se encuentre, al tiempo que proporciona el nivel de seguridad necesario. Posibilita un enfoque de seguridad más modular y receptivo al centralizar la orquestación de políticas y distribuir su aplicación.

La implementación de este tipo de soluciones se presenta como esencial en este nuevo escenario laboral. Según el Centro Criptológico Nacional (CCN) en su informe Ciberamenazas y tendencias las empresas deberán estar pendientes de los ataques a redes domésticas y dispositivos de sus empleados, ataques a herramientas de teletrabajo y ataques a los servicios en la nube. Y es que, este año, se ha producido un aumento de los ciberataques del 200% con respecto a lo que se veía en la era pre-covid.

Por tanto, la seguridad será un asunto fundamental durante el 2021. Proteger sus conexiones y sus flujos de información al mismo será clave para evitar daños que muchas veces son irreparables para las organizaciones. Un Firewall de nueva generación (FWNG) proporciona un nivel máximo de seguridad. Es una solución para gestionar las políticas de seguridad en tiempo real, proteger las redes de ataques criminales y bloquear las amenazas antes de que lleguen a sus datos confidenciales.

 

☁️ “Cloud o no Cloud” ya no es la cuestión ☁️

Con este panorama que venimos dibujando, parece claro que las empresas no tienen otra opción que migrar hacia infraestructuras cloud o, al menos, a infraestructuras híbridas. El cloud computing es un sistema flexible y escalable y ha quedado demostrado a lo largo del 2020. Ha sido capaz de atender el trabajo en remoto, las reuniones, el intercambio de archivos o el trabajo colaborativo. Las empresas que ya habían migrado sus servicios a la nube han podido afrontar estos cambios con mayor facilidad.

Si el 2020 fue un año donde las empresas aumentaron sus estrategias multi-cloud, en el 2021 se prevé, según el informe Cloud predictions 2021 de Telefónica, que más del 90% de las empresas de todo el mundo dependerán de una combinación de clouds privadas en las instalaciones o dedicadas, clouds públicas y plataformas heredadas para satisfacer sus necesidades de cara a su transformación digital.

De hecho, el gasto en cloud aumentó un 37% hasta alcanzar los 29.000 millones de dólares durante el primer trimestre de 2020.  Esta tendencia persistirá en 2021, ya que el éxodo hacia el trabajo virtual pone en relieve la urgencia de contar con servicios tecnológicos fuera de las instalaciones que sean escalables, seguros, fiables y rentables.

Una solución muy demandada son los Cloud DataCenter (centros de datos alojados en la nube).  Esta solución de infraestructuras permite desplegar equipos virtuales y cubre la demanda del conjunto de necesidades IT de las pequeñas y grandes empresas.

 

🚀 ¿Y ahora qué? 🚀

Es evidente que el panorama tecnológico y de telecomunicaciones ha acelerado de manera imparable hacia la transformación digital de las empresas. Las organizaciones deben prepararse para asumir y adaptarse a todos los cambios que han llegado o que están por venir.

Estas tendencias tecnológicas que hemos visto no operan de manera independiente, sino que se retroalimentan unas a otras. Juntas forman el nuevo escenario que deberán afrontar las empresas en los próximos años.

“Digital first, remote first” (“primero lo digital, primero lo remoto”). Así se refiere Gartner al modelo para las operaciones deslocalizadas de las empresas. Un modelo que pretende dominar el ecosistema empresarial. Sin embargo, no es tan sencillo como operar a distancia. El modelo debe ofrecer experiencias de valor añadido únicas y proporcionar una experiencia digital fluida y escalable. Esto requiere cambios en la infraestructura tecnológica, las prácticas de gestión, las políticas de seguridad y gobernanza, y los modelos de los empleados y los clientes.

A este reto nos enfrentamos las empresas tecnológicas y de telecomunicaciones. El reto de hacer realidad la transformación digital de las empresas.